Y… ¿Ahora?

silhouette of tree near body of water during golden hour

Es imperativo el empezar con un camino que realmente nos lleve al cambio más profundo y absoluto. De nada vale lamentarse y escudarse tras la falacia de que uno sólo no puede hacer nada. Nací en la época en que los hombres, por el mero hecho de ser hombres, nacimos criminalizados. Para muchas mujeres somos unos torturadores físicos o psicológicos. O ambas cosas.

Discriminación positiva la llaman. ¿Desde cuando la discriminación, sea cual sea, es positiva? ¿Alguien ha pensado en cómo nos sentimos cuando nos señalan por el mero hecho de nacer con género masculino?

Este ejemplo sería uno más de los muchos ejemplos que ilustran la segregación a la que nos vemos sometidos los seres humanos desde que nacemos. ¿Hombre o mujer?, ¿Estudia o no estudia? ¿Formación universitaria o Formación profesional? ¿Nacional o extranjero? ¿Blanco o negro?, ¿ciudadano de primera u obrero de tercera? ¿izquierdas o derechas?

protester in a costume holding a sign
Photo by Life Matters

Y mientras nosotros seguimos sumergidos en peleas banales, los que tienen el poder efectivo nos van recortando derechos, y cargando obligaciones que no tendríamos que asumir, consecuencia de la devastación a la que están sometiendo al colectivo más diverso de todos: La Humanidad.

Sólo hay una raza: La humana, y la libertad no nos la da nadie. Emana del hecho de que has nacido, de cada individuo.. La capacidad de asumir consecuencias de cada uno de los actos que hacemos a lo largo de nuestra vida es lo que nos convierte en humanos. Debemos cargar con nuestros errores y aciertos a lo largo de nuestra vida y complementar el talento que hay entre nosotros, de otra manera estamos abocados a la extinción.

silhouette of woman reaching the moon
Photo by luizclas

Recuerda, tu libertad acaba, en el momento que me la recortas a mi. De nada vale reclamar lo que tú no llevas a rajatabla.

Etiquetas:

Deja un comentario